Category Archives: Pedagogía

Loading
loading...

Corazón y conducta.

Corazón y conducta.


Quien trabaja con niños/as sabe que es imposible no encontrarse a menudo con alguna conducta problemática en el aula. Ya sea en un aula ordinaria o específica, ahí estarán inevitablemente. Y es entonces cuando saltan las alarmas dentro la cabeza del maestro o de la maestra. Esas alarmas tan temidas por todos y que, a veces, son hasta sobrevaloradas.

La conducta en niños puede llegar a resultar bastante impredecible y cambiante, dependiendo ésta de la madurez, la educación, las particularidades individuales y el ambiente y circunstancias en las que el niño o la niña en cuestión se encuentre. Además, es importante tener en cuenta que una conducta variará según la situación dada en el momento: los antecedentes, el sujeto y el ambiente espaciotemporal. Una vez ubicadas estas conductas, se debe proceder a elegir el plan de actuación conductual más adecuado.

Conductas.

Las conductas que más preocupan a maestros suelen ser la conductas más agresivas: berrinches, gritos, pataletas, agresiones físicas…etc. Es precisamente en este punto donde considero que se debe recalcar un factor de máxima importancia, y que no muchos tienden a valorar: el pulso del niño y del maestro.

Si al leer la palabra pulso has pensado en la típica frase enfocada a maestros en prácticas que tiende a ser algo así como: ‘no dejes que los niños te echen un pulso‘… entonces, deja de leer este artículo, por favor.

Cuando se pretende abordar una conducta disruptiva o conflictiva es muy importante tener en cuenta cómo de acelerado le va el corazón al niño que presenta la conducta y cómo la percepción de su pulso puede afectar al nuestro, y por ende, cómo puede afectar en la toma de decisiones durante el abordaje de la situación en cuestión. Un pulso acelerado implica una saturación en los procesos mentales del niño, los cuales entorpecen la visión clara y el conocimiento racional de la solución. Esta dificultad puede provocar la intensificación de la conducta en sí, alejándose aun más del proceso de resolución de conflictos.

Es por ello que para clarificar conductual y cognitivamente una situación será necesario eliminar en la medida de lo posible las distorsiones cognitivas derivadas de este aumento drástico del pulso.

Control del pulso.

Un método que suelo emplear para regular el pulso cardíaco de un niño es el uso de un metrónomo. Suelo emplearlo en diversas situaciones:

  • En la resolución de tareas curriculares con niños con déficit atencional.
  • En momentos previos a una crisis en niños con autismo. Durante la crisis también es empleable, pero menos útil que en el uso en el antecedente.
  • Durante el proceso de enseñanza-aprendizaje de algunos niños con autismo.
  • En momentos de conversación constructiva con niños que acaban de presentar alguna conducta disruptiva.

El tempo, el volumen, la progesión rítmica y la duración empleadas dependerán de la situación y del objetivo a conseguir. Lo ideal es que el volumen acabe llegando a ser tan bajo que, aunque sea imperce Image of new piktochart 546 75cc3c04dcf450f83a08e9b7c60df97df0849f19tible, se haya conseguido adentrar en el subconsciente del niño al que pretendemos relajar y autorregular. De forma que ya no utilicemos el metrónomo como distractor. Sino que éste haya pasado a ser interiorizado por él como un método de autorregulación personal.

Finalidad.

Este método no va orientado únicamente para el niño que sufre la crisis o presenta la conducta disruptiva. Sino que también va enfocada al maestro o maestra como puente de conexión emocional al niño. Igualando ambos pulsos se establece una conexión de igualdad rítmica. En ese momento, ambos están al mismo nivel neurálgico. Ninguno va por delante en nerviosismo, los dos están claros y pueden proceder a analizar la situación que previamente se ha descontrolado. Y sobretodo, pueden proceder a buscar una solución.

Conclusión.

Una vez autorregulado el niño de forma sistemática a través del pulso cardíaco mediante el empleo del metrónomo, se podrá proceder de forma más práctica y favorable a la resolución del conflicto que ha llevado al niño a recrear la conducta disruptiva central.

Identidad

Identidad de Avanzando con emociones.


¿Qué es Avanzando con emociones?

Avanzando con emociones es un proyecto personal que nació en 2013 en forma de blog. Nació con la finalidad de encontrar un modo y un lugar en el que pudiese expresar todas las ideas que me iban viniendo a la cabeza cuando me lancé de cabeza al mundo de la diversidad funcional. Para mí sería un lugar de encuentro entre pensamientos, reflexiones, críticas, ideas y recursos.

Según iba adquiriendo experiencia y conocimientos nuevos decidí que Avanzando con emociones debía evolucionar conmigo abriéndose al mundo. Avanzando con emociones debía convertirse en un punto de encuentro para todos aquellos que, como yo, creen en lo proactivo y lo enriquecedor de la diversidad funcional. Avanzando con emociones es un lugar abierto para aprender y perderse a través de la experimentación coherente con métodos que son aplicables tanto en la educación especial como en la ordinaria. En definitiva, un lugar sólo apto para mentes abiertas.

¿Qué no es Avanzando con emociones?

La línea pedagógica que sigo con este proyecto rehúsa de todas aquellas corrientes que se suelen definir actualmente como ”neopedagógicas” donde se defiende el empleo de métodos de forma indiscriminada e inflexible y donde se farda de valorar únicamente la opinión del niño en detrimento del abandono de la necesidad de desarrollo intelectual y cultural a través de valores tan necesarios como la constancia, el esfuerzo y la actitud abierta hacia el aprendizaje en sí mismo. Rehúsa de todas esas corrientes actuales que defienden el uso de prácticas con trasfondos mercantilistas donde su puesta en práctica fomenta el clasismo y pone al docente como una figura sin autoridad ni función determinante.

Avanzando con emociones no respalda el maltrato actual que se hace al ámbito de la educación emocional y el desarrollo de habilidades sociales que fomentan el desarrollo conductal. Avanzando con emociones trata de fundamentar, lo máximo posible, todos sus métodos y el empleo de sus recursos e intervenciones en evidencias basadas en ciencia y psicología, adaptándose siempre al contexto y sirviendo de herramienta flexible que apoye el desarrollo intelectual necesario para cada niño y niña.

¿Por qué educación especial?

Desde que empecé a especializarme en pedagogía terapéutica en 2011 tenía muy claro que quería dedicarme a la educación especial.  Es la rama pedagógica que más satisfacción a nivel personal me aporta y de la cual creo que se puede investigar mucho. Lo que me atrajo especialmente fue la diversidad que caracteriza esta rama, lo cual supone un reto continuo ya que nunca sabes qué o a quién te vas a encontrar en tu camino, suponiendo un grado alto de motivación personal.

Una de las particularidades que encuentro en la educación especial es que a los maestros nos obliga (o debería obligarnos) a intervenir partiendo desde el conocimiento profundo de la infancia, la salud mental y la salud física. Es a partir de este dominio que podemos conocer de manera objetiva a nuestros alumnos y, por lo tanto, podemos intervenir de manera más adecuada y efectiva en su desarrollo integral y en su alfabetización.

Considero que el mundo de la infancia y la salud son áreas de las que se puede aprender e investigar muchísimo y que el ámbito de la educación especial y la diversidad funcional nos permite un margen para poder experimentar de manera coherente a través de estas áreas.

¿Qué es para mí la diversidad funcional?

Desde mi punto de vista la diversidad funcional es una gran oportunidad que encontramos las personas para comprender los azarosa que puede llegar a ser la naturaleza humana y la manera en que las personas podemos adaptarnos a ella y fomentarla, entendiéndola siempre desde un enfoque proactivo y enriquecedor. Para mí la diversidad funcional puede llegar a ser la respuesta a muchas de las incógnitas existentes hoy en día en el ámbito de la neurociencia y la pedagogía.

Sirve también como trampolín al conocimiento y desarrollo de nuevos métodos y enfoques psicoeducativos que conforman la educación y la didáctica, mostrándonos otros enfoques menos rígidos y más abiertos al conocimiento. Creo firmemente que nos sirve a la comunidad educativa como punto de apoyo, impulso y fomento para la alfabetización de la sociedad.

Pautas de Intervención Psicopedagógica.

Pautas de Intervención Psicopedagógica.

(Primera parte)


Realizar intervención psicopedagógica en niños y niñas con Necesidades Educativas Específicas (NEE) requiere de un largo proceso de observación, investigación, objetivización y planteamiento de la misma. Este proceso se inicia antes del propio acto de intervención: a partir de esta anticipación a la puesta en práctica dependerán los resultados obtenidos y su eficacia.

Antes de actuar es de gran importancia tener en cuenta que cada niño/a es único/a, y los futuros procesos de intervención dependerán en gran medida de estas características individuales que presenten. Obviamente cada discapacidad presenta una serie de criterios diagnósticos particulares, pero en cada caso éstos pueden presentar ligeras modificaciones o extinciones. Por ejemplo: no todos los niños con un mismo grado de afectación de TEA tienen afectadas las mismas áreas en el mismo grado. Simplemente imaginemos dos niños de 9 años que presentan un TEA de leve afectación, pero uno de los dos tiene mayores dificultades en el lenguaje y la comunicación, mientras que el otro aún teniendo una mayor facilidad comunicativa presenta, sin embargo, mayores comportamientos estereotipados o una mayor inflexibilidad.

 Image of new piktochart 546 d2f482bc3abc922257e77c065d7943efe2b65623

¿Qué supone esto? Que aunque ambos compartan un mismo grado de afectación dentro del TEA, cada uno recibirá una intervención más individualizada. Con esto se busca atender de manera más precisa a las necesidades específicas e individuales de cada niño.

Conclusión #1: Basar nuestra intervención en las NEE e individuales de cada niño/a, siempre teniendo en cuenta su previo diagnóstico.

 Es aquí donde se plantea la importancia que tiene la observación previa y continua de nuestro alumnado. Si no miramos, observamos, escuchamos ni ‘ponemos a prueba’ a los niños y niñas de la clase, no sabremos con certeza qué es lo que necesitan exactamente. Debemos observar muy atentamente las conductas, analizarlas y tratar de averiguar cuál es su origen para poder dar una serie de pautas al niño para que le ayude a regularlas o corregirlas. La conducta es la base en el aprendizaje y el desarrollo de cualquier niño o niña. Modificarla o corregirla asegurará la efectividad de la intervención, y por tanto, el desarrollo de los niños en su máximo potencial posible.

Conclusión #2: Realizar un seguimiento completo y continuo de nuestro alumnado. Analizar sus conductas y detectar sus NEE.

Este seguimiento conductual debe ser continuo. Incluso habiendo elaborado el plan de intervención, éste debe estar abierto a cualquier cambio significativo que hayamos podido observar. Por lo tanto no debemos crear planes de intervención estancos. La conducta humana, sobre todo en la infancia, es continua y cambiante. Está basada en estímulo-respuesta, acción-reacción, refuerzo-aprendizaje…etc. Y por ello un buen plan de intervención (desarrollado a partir de las NEE detectadas en las conductas) debe estar abierto a cambios. Los cuales se verán reflejados en los objetivos que hayamos marcado y los medios que empleemos para alcanzarlos. (Observación-Objetivo-Recurso-Metodología-Resultado)

Conclusión #3: Se valorarán los posibles futuros cambios en el plan de intervención.

En cuanto a los objetivos marcados en el plan de intervención, éstos deberán ser una especie de síntesis de las NEE analizadas y extraídas. Los objetivos marcados deben buscar la funcionalidad de la intervención. Marcar objetivos funcionales implicará a largo plazo una serie de facilidades en el desarrollo individual de nuestro alumnado. Hay que tener en cuenta que cualquier plan de intervención busca resultados significativos y a largo plazo. Busca facilitarles una serie de pautas y estrategias que lo ayuden en un futuro a poder desenvolverse en el mundo. Desarrollo integral y autonomía.

Conclusión #4: Marcar objetivos funcionales, que sean razonables, basados en las NEE y en las prioridades individuales.

 

Autogestionando su aprendizaje.

Autogestionando su aprendizaje.


Uno de los principales métodos en el desarrollo de aprendizajes activos es la gestión autónoma de ese aprendizaje. Pero para llegar a ese proceso de gestión autónoma, previamente es necesario hacer al niño consciente de su aprendizaje. Una vez sea consciente de ello, será capaz de desgranar el proceso en fases, experiencias y métodos. La base de la didáctica y la pedagogía debe ser eso, hacer a los niños conscientes del proceso didáctico en todas sus variables, desde el principio y sin vistas a un final cercano. Generalizándolo a la vida misma, abriendo las mentes a sus Yo conscientes. Hacer tangibles esos estadios en su desarrollo cognitivo, conductual y psicomotriz como puerta al conocimiento propio.

La clave.

Antes de llenar de conocimientos esas cabecitas y de tratar de encontrar miles de motivaciones que les ayuden a formarse de forma efectiva y positiva, es básico ayudarles a entender lo que es el aprendizaje en sí mismo. Enseñarles a diferenciar entre destrezas y conocimientos, elegir entre memorizar datos e interiorizar pensamientos e ideas. Debemos mostrarles la importancia que tiene nutrirse y desarrollarse en todos los ámbitos posibles. Solo así encontrarán la motivación necesaria para involucrarse didácticamente. La gestión autónoma del aprendizaje sirve como herramienta fundamental en la corrrecta adherencia de los conocimientos que iránadquiriendo durante el paso de los años. Esto es, a un nivel más superficial, que no es lo mismo aprenderse unas tablas de mutiplicar de memoria que entender el uso de la mutiplicación en sí misma.

Conclusión. Image of new piktochart 546 5a596701734953c2a3ef46a150b94802f96cf710

Por tanto, una de las caracterísicas de esta autogestión didáctica es la comprensión de los conocimientos extrapolados a la pragmática de la destreza en sí. Entender el uso de una idea para adquirir la idea en sí. En un nivel más profundo, entendería la gestión autónoma del aprendizaje como una herramienta de comprender su desarrollo intelectual de manera global. Esto implicaría valorarse a sí mismo y concretar las habilidades y destrezas desarrolladas ty/o por desarrollar, como enfoque a un desarrollo personal a largo plazo.

Es decir, ¿en qué soy bueno? ¿en qué tengo más dificultades? ¿qué deberíar propulsar en mí? ¿en qué y cómo mejorar? En este grado más profundo de autogestión, el maestro no debe ser más que un guía. Es quien le alienta a realizar estas introspecciones en determinados momentos de su vida escolar. Dejando, en todo momento, que sean los niños quiénes realicen por sí mismos el proceso de auto comprensión.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background