TDAH en secundaria: orientaciones.

¡Te invito a compartir! Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

TDAH en secundaria: orientaciones.


Muchas veces me consultáis por orientaciones para abordar el TDAH en el aula de secundaria. Os dejo algunas pautas desde «mi muy corta» experiencia con ese rango de edad y aprovechando algunas estrategias que considero pueden ser extrapolables a otros niveles. 

 Image of 001Título 1 1024x576

Primero destacar que soy consciente de que:

  1. En secundaria no contáis ni por asomo con el mismo apoyo de especialistas que en primaria.
  2. Son edades difíciles. Ya sabéis, las hormonas y la formación de la personalidad.
  3. Las comorbilidades.
  4. A veces os llegan sin detectar.
  5. Y el dato más importante y que nos suele costar recordar debido a la sobrecarga de trabajo y la ratio tan elevada que debemos abordar:
    En ocasiones la etiqueta TDAH puede suponer un cajón desastre. Parece que nada sirve, que mi alumno no encaja en la etiqueta…etc.

Y realmente el problema de base es que cuando oímos TDAH nos vienen a la cabeza varios estereotipos que no siempre se acercan a la realidad de nuestro alumno. O alumnA. Sí, las chicas aquí también se nos cuelan.

¿Qué falta en secundaria para atenderles?

En primaria hay diversas áreas de intervención transversal que solemos trabajar en PT y AL. Áreas que caen en secundaria por la falta del profesional correspondiente. Y ahí los tutores y profesores de afines, por desgracia, no podéis hacer nada. No debéis cargar con más peso del que os corresponde, aunque duela. Es un fallo de los políticos (gracias a sus maravillosos recortes) que no podéis resolver. No es vuestra labor. Nuestra labor debe ser plantarnos ante este vacío de atención especializada hacia el laumnado con TDAH en secundaria. Ponerles en jaque.

Pero sí hay algunas cosas que podéis hacer dentro del aula para atender a vuestro alumnado con dificultades de aprendizaje derivadas de un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (u otro subtipo).

Programando prioridades antes de comenzar a trabajar.

Para empezar coge un folio en blanco, vas a hacer 2 tablas. Cada tabla tendrá 3 columnas y tantas filas como necesites.

Primera tabla: dificultades (columna 1) y barreras que refuerzan esa dificultad (columna 2).
Ej: No tiene buena letra // Solo le dejo escribir en papel.
Tercera columna: una posible solución como permitirle realizar las tareas en formato digital. (Este sería un ejemplo)

Segunda tabla: habilidades o fortalezas (columna 1) y barreras que no le permiten reforzar esa fortaleza (columna 2)
Tercera columna: una solución para romper esa barrera y dar rienda suelta a esa habilidad. Sigues el mismo esquema que antes, pero desde otra perspectiva.

Con esta técnica de trabajo personalizado podemos valorar soluciones a dificultades del día a día y decidir en qué aspectos centrarnos y dar prioridad para crear adaptaciones adecuadas y eficaces. Incluso puedes trabajarlo con él/ella durante una tutoría de forma conjunta.

Pautas para el día a día en el aula.

Esto sería relacionado con nuestra programación personal. Respecto a las técnicas «de ir por casa» durante el día a día, que suelo llamar yo… suelo recomendar las siguientes. 

  • Intenta simplificar los contenidos todo lo posible.
  • Si todavía no está entrenado en técnicas de estudio, facilítale esquemas visuales que pueda comprender. Intenta leerlos con él/ella unos instantes para asegurarte de que los comprende.
  • Si lo crees conveniente y ves que funciona (esto va por ensayo-error) utiliza apoyos visuales. Sin grandes parafernalias. Solo intenta reducir un significado a una o varias imágenes comprensibles.
  • Emplea instrucciones claras, cortas y concisas. Si es necesario háblale más lento.
  • Seguramente tendrá una baja tolerancia a la frustración. Aquí debes evitar a toda costa la confrontación, valida sus emociones y busca el absurdo de sus disonancias si hace falta. Distensión.
  • Si es posible, intenta tener una metodología predecible. Evita que se pierda.
  • Descompón la clase en diversas minitareas.
  • Busca información sobre el método TEACCH. Es específico de TEA, pero yo lo uso «a mi manera» con perfiles de alumnado hiperactivo en inatento.
  • Si es necesario estructura las tareas de trabajo según: actividad que no me desagrada, actividad que me desagrada, refuerzo de actividad que me encanta y me motiva a acabar las anteriores pero acordando que después de esta toca una actividad «regulera».
  • Aquí la clase magistral no sirve. Lo siento. Si su umbral de atención es mínimo, se avecina catástrofe.
  • Intenta relacionar en la medida de lo posible el contenido con algo de su interés. Hazlo motivador.
  • Facilita el acceso cognitivo con adaptaciones de todo tipo.
  • Asegúrate de que tu alumno está cubierto a nivel motor o sensorial. Si está nervioso, alterado o desregulado puede que necesite su tiempo fuera o realizar una actividad alternativa que dure X tiempo. Llegad a un acuerdo.
  • Hazle sentir incluido en el aula. Dale alguna responsabilidad o tarea rutinaria que le haga sentir seguro/a y productivo.
  • Necesita sentirse valorado/a.
  • Evita los gritos, los juicios de valor y las sentencias para todo el curso.
  • Hazle ver lo positivo de aprender.
  • Si eres tutor/a puedes instruirle un poco en técnicas de estudio y trabajo como la técnica pomodoro o el aprendizaje basado en autoinstrucciones. Como he dicho antes, sin especialistas no habrán milagros, pero son técnicas fáciles de enseñar y que pueden servir a todo tu grupo.

Y por último, ten paciencia. Recuerda que una hiperactividad o un déficit de atención no forman un conglomerado de conductas cuyo objetivo es reventarte la clase. No lo pueden controlar sin la atención especializada adecuada.

Busca lo mejor de él o ella y trata de estirar por ahí el aprendizaje. La atención del alumnado con TDAH en secundaria no es más que una prolongación de la de primaria. Seguro que esconden mucho más de lo que la situación tan precaria en los centros de secundaria nos puede permitir ver. Ánimo.

¡Te invito a compartir! Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Maestra de Educación Primaria y Pedagogía Terapéutica. Estudiante de Psicología.

Deja un comentario