RECURSO: La caja de las sensaciones.

¡Te invito a compartir! Share on Facebook
Facebook
54Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Recurso: La caja de las sensaciones.


Hoy os traigo un recurso muy divertido para trabajar la abstracción y la intención comunicativa a través de la estimulación sensorial. Se trata de un recurso muy económico que solo requiere principalmente de una caja de cartón.

¿Por qué un recurso así?

Elegí crear un recurso así porque proporciona una gran oportunidad para trabajar el desarrollo y la intención comunicativa desde una perspectiva más sensorial y perceptiva. Este recurso va más allá de otros con enfoques puramente lingüísticos. Con la caja de las sensaciones se parte inicialmente de la intención de compartir comentarios y la espontaneidad a través de la sorpresa que puede producir la estimulación sensorial.

Además, ofrece una graduación de la dificultad y de la exigencia a nivel comunicativo muy variada. Se trata de un recurso de uso muy flexible y ameno. Además, en su uso concreto con niños y niñas con TEL o TEA ayuda a desarrollar la atención conjunta, pilar básico en la intervención en el ámbito socio-comunciativo.

Habilidades que se trabajan:

  • Expresión oral.
  • Abstracción.
  • Atención sostenida.
  • Atención conjunta.

Pautas de creación:

Para hacer este recurso únicamente se necesita una caja de cartón grande, algo de goma eva o fieltro para tapar el agujero principal por el que meterán las manos los niños y todos esos pequeños recursos que se quieran introducir en la caja y que serán palpados y extraídos.

En la caja se deben realizar tres agujeros. Uno bastante grande en uno de los laterales, calculando el espacio por el que deben caber dos manos infantiles. Y dos agujeros en los otros dos laterales de la caja por los que el adulto introducirá las manos para ayudar y modelar el palpado que realice el niño o la niña.

En la abertura grande es conveniente poner algunas tiras de goma eva o fieltro para evitar que entre luz y el niño vea directamente qué hay dentro. Además, para evitar rozaduras, es conveniente forrar los cortes  que se han realizado en la caja con cinta aislante u otro material protector.

Los recursos que se integran en la caja pueden venir ya hechos (plastilinas, moldes, muñecos, bloques, piezas de puzle…etc.) o ser de creación propia (pulpo sensorial). En este caso yo he hecho un pulpo de goma eva que se divide y se vuelve a juntar mediante velcro a modo de puzle. Cada tentáculo tiene una textura, los ojos tienen relieve y algunos tentáculos llevan adheridos cascabeles.

Pautas de puesta en práctica:

La línea principal en temática comunicativa que sigue este recurso es que el adulto realice preguntas al niño para que este exprese lo que percibe y lo que siente en ese momento. Que comunique sus pensamientos inmediatos y las inferencias que está realizando.

Ejemplo: ¿qué es?, ¿es suave?, ¿pica?, ¿es grande?, ¿qué tamaño tiene?, ¿a qué te recuerda?, ¿se parece a algo que hayas sacado antes de la caja?, ¿de qué color crees que será?…etc.

Dinámicas de juego:

Propuesta 1:

Puzles de animales sensoriales: pulpo (tentáculos con texturas), elefante (trompa rasposa), cocodrilo (lentejuelas como escamas), araña (hilos que simulen pelo), mariposa (papel de seda que simule las alas)…etc.

Propuesta 2:

Hacer letras en relieve o con diferentes texturas y que el niño o la niña las palpe y trate de averiguar de qué letra se trata. Una vez extraídas todas se puede intentar averiguar qué palabra conforman.

Propuesta 3:

Realizar un puzle de construcción en 3D y que el niño vaya extrayendo las piezas en concreto que se le van pidiendo.

Ejemplo: “saca el cubo” … “Ahora saca el triángulo” … “Vuelve a sacar otro cubo” … “Ahora saca el cubo pequeñito”. “¿Cuál de estos dos cubos es el pequeño?” -mientras se le ayuda a palpar dos a la vez-.

Propuesta 4:

Jugar al famoso juego “Tangram” con la misma dinámica que en la propuesta 3.

Imágenes del recurso:

Hasta el momento he empleado este recurso con niños con TEA y TEL, dando muy buenos resultados en cuanto a intención comunicativa y atención conjunta. Una gran ventaja es que su dificultad se adapta muy bien a las necesidades individuales del niño. Por tanto, la exigencia de intención comunicativa puede llegar a ser muy variada. Este recurso me dio también la oportunidad de trabajar las inferencias a través de la percepción táctil y auditiva. En definitiva, es un recurso bastante dinámico y divertido con el que el tiempo pasa volando.


Enlaces y bibliografía de interés:

 

*****
Comparte si te ha gustado o te parece interesante.
Así ayudas a que llegue a más personas. 😉
*****

¡Te invito a compartir! Share on Facebook
Facebook
54Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Maestra de Educación Primaria y Pedagogía Terapéutica. Estudiante de Psicología.

Deja un comentario