Acercamientos progresivos a tareas formales.

¡Te invito a compartir! Share on Facebook
Facebook
10Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Acercamientos progresivos a tareas formales.


Quiero dedicar esta entrada a dar unas pinceladas sobre cómo trabajar con acercamientos progresivos y juego en alumnos y alumnas con autismo y problemas de atención e hiperactividad con desfase curricular y rechazo a las actividades curriculares formales. La explicación va enfocada a un caso típico que se suele repetir de manera frecuente.

 Image of 000

Presentación del caso típico.

Niña con una edad de entre 6 y 10 años. Diagnóstico abierto que fluctúa entre el TDAH, el TEL y el TEA. Problemas de atención e hiperactividad. No es capaz de permanecer sentada más de cinco minutos en el pupitre y presenta claros rasgos de irritabilidad cuando se la contraría. Presenta desfase curricular de un curso, aversión a la escuela y muy baja tolerancia a la frustración. Intereses restringidos y claras dificultades en el plano social entre iguales.

 

Pilares básicos para empezar:

1) Conoce sus intereses.
2) Anticipa visualmente lo que se va a hacer.
3) Aumenta gradualmente el nivel de exigencia en calidad, cantidad y tiempo.
4) Empieza con aprendizaje sin error. (Lo incorporaremos en adelante)
5) Cumple con lo que prometas y las expectativas que les comuniques. No exijas a la ligera.

¿Cómo se trabaja en estos casos?

El primer día hacíamos trabajo de suelo (era imposible tenerla sentada y atenta más de 3 minutos seguidos) y en sesiones de media hora. De manera progresiva fuimos pasando a la silla con la mesa. En el trabajo de juego se va realizando un trabajo intensivo de acercamiento sensible a la zona de trabajo formal (pupitre) además de crear una relación de confianza y seguridad entre terapeuta y niño/a. Necesitamos que el niño o la niña nos conozca, ser previsibles y que se sienta seguro con nuestra presencia y demandas. Poco a poco iremos acercándola a las sesiones de trabajo con tareas formales.

¿Cómo llevar a cabo la anticipación?

Una vez hayamos conseguido que permanezca cierto tiempo sentada y manteniendo cierto nivel de atención junta se anticipa cada día las actividades que se van a llevar a cabo. Bien sea con imágenes y pictos, o con palabras escritas. En este caso tenemos una libreta pequeña donde escribimos las tareas ordenadas en lista de número y ella va tachando al finalizarlas. Así consigues trabajar el detalle de poner la fecha a cada sesión de trabajo e introducirla de manera progresiva a la lectura conjunta y la escritura. Además, el hecho de que tachen las actividades finalizadas les tiende a dar cierta seguridad reconfortante.

 

Estructuración de las actividades.

Le anticipaba 3 actividades MUY CLARAS.

PRIMERA ACTIVIDAD: hacer sumas. Era una actividad dentro de su zona de desarrollo próximo que no rechazaba.

SEGUNDA ACTIVIDAD: se partía en dos actividades.

  • 2A: un juego que ella eligiese. (Preelegido por mí de manera implícita y marcando el tiempo con un reloj time timer). Así ella elegía, pero de manera controlada por mi sin ser consciente.
  • 2B: un juego elegido por mí de manera explícita. Aquí intentaba que fuese un trabajo con cierta carga curricular pero a través de dispositivos atractivos como la tablet o con materiales manejables.

TERCERA ACTIVIDAD: tras el subidón de haber jugado, le metía la actividad difícil y que rechazaba. En este caso: escribir o leer. Aquí debe haber MUCHO refuerzo positivo y aprendizaje sin error. Celebración a bombo y platillo al acabar la actividad. Tras las actividades formales… ¡BOOM! Juego libre con su interés restringido. Esto intentaba marcarlo también con un reloj Timer timer. Así, cuando volvía la familia a casa, la niña tenía una forma de parar y cambiar de actividad.

 

Continuación y permanencia de la rutina durante cierto período de tiempo.

Esta rutina es conveniente mantenerla durante un tiempo hasta que la niña o el niño se sienta seguro y controle la situación. Es súper importante conocer su zona de desarrollo próximo para en adelante ir aumentando el grado de dificultad y el número y tiempo de dedicación a las tareas. La progresividad en la dificultad y la anticipación es algo que debe ser sagrado en estos casos.

Aunque es algo que con la edad van controlando e integrando de manera autónoma sin necesitar de nadie. La información visual y el aprendizaje sin error es algo que suele ir desapareciendo conforme pasan los años. El objetivo de estas formas de intervenir es que ellos tienen que aprender a marcarse de adultos su propio aprendizaje progresivo y anticipado. El apoyo visual y la aprensión por el error suele ir desapareciendo conforme maduran, crecen y aprenden otras estrategias de afrontamiento y resolución de conflictos.

A día de hoy esta niña realiza diez actividades durante dos horas de intervención, y solo necesita de un descanso de juego guiado. El resto de tiempo está súper concentrada y atenta realizando actividades con una competencia curricular (casi) adecuada a su edad en todas las áreas. Su tolerancia a la frustración es mayor y poco a poco va aprendiendo nuevas estrategias de afrontación y resolución de conflictos.

¡Te invito a compartir! Share on Facebook
Facebook
10Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Maestra de Educación Primaria y Pedagogía Terapéutica. Estudiante de Psicología.

Deja un comentario