Frases que una familia de alguien con TEA no debe ni necesita escuchar

¡Te invito a compartir! Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Frases que una familia de alguien con TEA no debe ni necesita escuchar.


Hace poco publiqué en Twitter un hilo en el que recopilé algunas frases con las que me he tropezado como profesional o que muchas familias de alguien con TEA han compartido conmigo desde su experiencia. Frases, con mejor o peor intención, que desde el desconocimiento pueden llegar a ser bastante hirientes. Así que para todos aquellos que no tengan Twitter, y añadiendo otras a la lista compartida por familias, he decidido escribir esta entrada tratando de agrupar todas esas frases según la  intencionalidad que las respalda en múltiples ocasiones. Frases que ojalá la familia o la propia persona con TEA cada vez tenga que escuchar menos.

Negar la existencia del autismo o creer que este puede llegar a desaparecer o curarse.

«Bueno, igual con los años cambia.» «¡Cuánto tiempo! ¿Se le ha ido el autismo?

¿Cambia en qué sentido?  ¿Son personas mutantes?  Puede aprender, adquirir habilidades y desarrollarse, pero seguirá siendo él/ella con su personalidad, su carácter y su identidad. El autismo no se va, ni se cura.

«¡Pero si no se le nota nada! Pero si yo lo veo muy normal… ¿estáis seguros de que tiene eso?»

«El autismo de tu hijo/a no existe. Es un invento de la medicina para sacar dinero.»

Un invento muy logrado, sí señor.

«Pues yo no le veo el autismo».

Si lo ves conveniente, nacen por defecto con un cartel bajo el brazo donde deje bien claro su autismo.  A ver… la sociedad no necesita verles el autismo. Necesita respetar el autismo y la diversidad de personas y necesidades en general.

«Si lo juntas con niños normales se volverá normal también.»

La inclusión total jamás debería ser forzada. Los niños, niñas y adultos con TEA son personas con peculiaridades y necesidades que no se acaban de amoldar a nuestra forma actual de sociedad. Pero son personas normales.

 

Infantilizar a las personas con autismo.

«Y qué cosas sabe hacer?»

«Siempre será como un niño pequeño.»
«¿Se entera de las cosas?»
Es importante que la sociedad deje de infantilizar la diversidad funcional. Luchemos por ayudarles a crear su propio rol e identidad coherentes a su edad.

 

Culpabilizar a las familias de lo que sucede o decirles cómo deben actuar.

«Tienes que hablarle de otra forma para que aprenda a hablar.» «Tienes que forzarlo a hablar», «está tan sobreprotegido que no aprende a hablar porque no le hace falta»

¿Eres logopeda o especialista en comunicación y lenguaje? En ese caso, ¿te ha pedido consejo? Si alguna de las respuestas es NO, entonces déjale que le hablen como más cómodos se sientan. El lenguaje ahí es personal.

«Se aprovecha de su autismo para tenerte controlado/a.»

Para empezar, probablemente ese niño o niña no sabrá que tiene autismo o qué narices es eso. Tal vez solo captará diferencias entre su entorno social. ¿Resultado? Incomprensión continua y casi total de lo que le rodea.

«Déjale que llore, ya se le pasará. Debe aprender que la vida es dura.»

Incomprensión del entorno = Sufrimiento. Y este se multiplica si le añades carencia de respuesta por parte de sus referentes familiares. Doble sufrimiento = Cero aprendizaje en su vida.

«El problema es que lo tienes malcriado y le consientes todo».

Precisamente es a los niños con TEA a los que considero que demasiado poco se les consiente. Nos empeñamos en hacerles pasar por todas esas convenciones sociales inútiles y solo les añadimos sufrimiento y dolor.

«Tiene que ser de tu lado de la familia, en nuestro lado todos son normales»

«De quién es la culpa?»

 

Asociar el autismo con violencia, agresividad y otros mitos.

«¿Pega o muerde?»

De verdad que esa asociación «Autismo»=»Conducta violenta» me parece alucinante. Si un familiar considera que su hijo está (en un momento dado) tan desregulado como para agredir a alguien, te lo hará saber. Y si sufre una crisis en público, te darás cuenta.

¡Te invito a compartir! Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

Maestra de Educación Primaria y Pedagogía Terapéutica. Estudiante de Psicología.

Deja un comentario