Pautas de Intervención Psicopedagógica.

¡Te invito a compartir! Share on Facebook3Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Pautas de Intervención Psicopedagógica.

(Primera parte)


Realizar intervención psicopedagógica en niños y niñas con Necesidades Educativas Específicas (NEE) requiere de un largo proceso de observación, investigación, objetivización y planteamiento de la misma. Este proceso se inicia antes del propio acto de intervención: a partir de esta anticipación a la puesta en práctica dependerán los resultados obtenidos y su eficacia.

Antes de actuar es de gran importancia tener en cuenta que cada niño/a es único/a, y los futuros procesos de intervención dependerán en gran medida de estas características individuales que presenten. Obviamente cada discapacidad presenta una serie de criterios diagnósticos particulares, pero en cada caso éstos pueden presentar ligeras modificaciones o extinciones. Por ejemplo: no todos los niños con un mismo grado de afectación de TEA tienen afectadas las mismas áreas en el mismo grado. Simplemente imaginemos dos niños de 9 años que presentan un TEA de leve afectación, pero uno de los dos tiene mayores dificultades en el lenguaje y la comunicación, mientras que el otro aún teniendo una mayor facilidad comunicativa presenta, sin embargo, mayores comportamientos estereotipados o una mayor inflexibilidad.

 Image of new piktochart 546 d2f482bc3abc922257e77c065d7943efe2b65623

¿Qué supone esto? Que aunque ambos compartan un mismo grado de afectación dentro del TEA, cada uno recibirá una intervención más individualizada. Con esto se busca atender de manera más precisa a las necesidades específicas e individuales de cada niño.

Conclusión #1: Basar nuestra intervención en las NEE e individuales de cada niño/a, siempre teniendo en cuenta su previo diagnóstico.

 Es aquí donde se plantea la importancia que tiene la observación previa y continua de nuestro alumnado. Si no miramos, observamos, escuchamos ni ‘ponemos a prueba’ a los niños y niñas de la clase, no sabremos con certeza qué es lo que necesitan exactamente. Debemos observar muy atentamente las conductas, analizarlas y tratar de averiguar cuál es su origen para poder dar una serie de pautas al niño para que le ayude a regularlas o corregirlas. La conducta es la base en el aprendizaje y el desarrollo de cualquier niño o niña. Modificarla o corregirla asegurará la efectividad de la intervención, y por tanto, el desarrollo de los niños en su máximo potencial posible.

Conclusión #2: Realizar un seguimiento completo y continuo de nuestro alumnado. Analizar sus conductas y detectar sus NEE.

Este seguimiento conductual debe ser continuo. Incluso habiendo elaborado el plan de intervención, éste debe estar abierto a cualquier cambio significativo que hayamos podido observar. Por lo tanto no debemos crear planes de intervención estancos. La conducta humana, sobre todo en la infancia, es continua y cambiante. Está basada en estímulo-respuesta, acción-reacción, refuerzo-aprendizaje…etc. Y por ello un buen plan de intervención (desarrollado a partir de las NEE detectadas en las conductas) debe estar abierto a cambios. Los cuales se verán reflejados en los objetivos que hayamos marcado y los medios que empleemos para alcanzarlos. (Observación-Objetivo-Recurso-Metodología-Resultado)

Conclusión #3: Se valorarán los posibles futuros cambios en el plan de intervención.

En cuanto a los objetivos marcados en el plan de intervención, éstos deberán ser una especie de síntesis de las NEE analizadas y extraídas. Los objetivos marcados deben buscar la funcionalidad de la intervención. Marcar objetivos funcionales implicará a largo plazo una serie de facilidades en el desarrollo individual de nuestro alumnado. Hay que tener en cuenta que cualquier plan de intervención busca resultados significativos y a largo plazo. Busca facilitarles una serie de pautas y estrategias que lo ayuden en un futuro a poder desenvolverse en el mundo. Desarrollo integral y autonomía.

Conclusión #4: Marcar objetivos funcionales, que sean razonables, basados en las NEE y en las prioridades individuales.

 

¡Te invito a compartir! Share on Facebook3Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Deja un comentario