RECURSO: Actividades rápidas.


Este recurso es muy similar al Tarro de ideas para el aburrimiento.

En este caso es un tarro con mucha más variedad de depresores de colores más pequeños. Aquí las actividades son puramente curriculares y suelen estar enfocadas a las áreas de la lectoescritura y las matemáticas. Son geniales para trabajar de manera dinámica actividades de refuerzo.

¿Cómo lo uso?

Yo suelo pedir que saquen 10 palitos al azar, los cuales deben resolver de manera autónoma. Cada palito vale un punto. De esta manera lo entienden como una forma de evaluar más agradable y se preparan para afrontar exámenes.

Esta actividad está destinada para niños y niñas con tendencias a despistarse con facilidad, baja tolerancia a la frustración y que tienen un umbral de atención muy corto. Aunque se puede ampliar su uso a todo tipo de perfil.

La dificultad la marca el profesional.

 

 


 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: