Materiales e ideas para la autorregulación en el TEA, TDAH y otras alteraciones sensoriales y del neurodesarrollo.



1. Árboles de madera estilo Montessori.

Les encanta ver caer las canicas una y otra vez. En ocasiones puede ser un buen recurso para trabajar la autorregulación y la vuelta a la calma. También es una buena idea montarlo desde el principio para trabajar funciones ejecutivas.

Vídeo árbol Montessori – Pincha aquí

2. Lámparas luminosas.

Perfectas para usarlas en ambientes oscuros o en salas de estimulación tipo Snoezlen. Les resulta súper relajantes. También nos sirven para dar ambiente en sesiones de cuento vivenciado y nos ayudan a llamar y dirigir su atención.

3. Aceites esenciales mezclados con aceite de masaje.

Son una gran oportunidad para despertar sensaciones en nuestros chicos y chicas. Imprescindibles en sesiones de relajación o de estimulación a través de olores. Muy útiles para fomentar el vínculo niño/terapeuta.

4. Espejos de colores.

Ayudan a llamar y guiar la atención de nuestros niños y niñas. Recurso perfecto para trabajar la regulación y el autoconcepto de manera dinámica.

5. Bolas de gel de colores.

Las hay con o sin olor. También en diferentes tamaños y texturas. Son una maravilla como recurso de regulación sensorial y como complemento en sesiones de juego simbólico.

6. Arroz de colores.

Solo el proceso de realización ya es regulador de por sí. También es una idea genial para trabajar funciones ejecutivas. Les encanta ver caer el arroz poco a poco. Y si quieres darle un uso más funcional: palos de lluvia, juego simbólico, manualidades… etc.

7. Botellas sensoriales o de vuelta a la calma.

Un clásico. Les encanta hacerlas y ver a través de ellas. Lo mejor es la gran variedad de contenidos que pueden presentar: purpurina, aceites, densidades, colores, pompones, lentejuelas, pétalos, flores, arena, concjas… Etc.

8. Burbujas con mezclas de agua, aceite y purpurina traslúcida de corte fino.

Aquí es necesario que se domine el soplo con pajita para hacer las burbujas. Les encanta. Yo suelo hacer esta actividad a oscuras con una lámpara de fibra óptica de colores o palitos fluorescentes.

9. Relojes multiforma.

Desde relojes de arena hasta relojes de gel. Lo mismo te sirven para ayudar al niño a regularse que te sirven para trabajar la espera y la demora de recompensa.

10. Arenas kinéticas.

Las hay de muchos colores y texturas diferentes. Incluso las puedes hacer caseras con arena sintética, colorantes y detergente. Son muy relajantes, no ensucian y nos sirven también para trabajar grafomotricidad y/o usarlas en sesiones de juego simbólico.

11. Plastilinas.

Al igual que las arenas, las hay de diferentes colores, texturas y con olores. Este material tan básico junto con la creatividad del terapeuta puede convertirse en un recurso enorme con muchas posibilidades en las sesiones.

12. Masa slime.

Si la haces casera, mejor que mejor. Dependiendo de la densidad que le des puede adaptarse a la necesidad sensorial de cada niño y niña. Se hace con: detergente, cola blanca o pegamento escolar, colorantes, purpurina y aceite corporal.

13. Semáforo de las emociones.

Este es un recurso muy conocido. Y bien adaptado puede servirnos tanto para el tema emocional, como el conductual y el sensorial. Este en concreto tiene muchas indicaciones por escrito y menos visuales. Todo depende del nivel y necesidad individual.

14. Tiras de papel.

Unas veces son ellos quienes rasgan el papel. Y otras prefiero dárselo yo rasgado con una trituradora de papel y hecho con cartulina de colores y texturas. A algunos niños en concreto les regula muchísimo ver las tiras moverse con el viento.

15. Purpurina plastificada.

Es dificil fotografiarla, pero en vivo es una pasada para los niños. Simple, entretenido y relajante al intentar rascarla. Si es purpurina traslúcida puedes usar este recurso para decorar ventanales y hacer efectos de luz.

16. Esponjas de masaje.

Un descubrimiento reciente. Ásperas por un lado, sedosas por el otro. Perfectas para estimular y relajar a los más pequeños con suaves masajes en seco. Concretamente la cara de las cerdas provocan un cosquilleo muy agradable.

17. ASMR, o Respuesta sensorial meridiana autónoma.

Es una sensación cálida y relajante, que suele ir acompañada de cierto hormigueo en la cabeza. Se produce como respuesta a varios estímulos visuales y auditivos.

Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=UWAdHP7gnFM&t=3878s

 

18. Pompas de jabón.

Les encanta a casi todos, les regula muchísimo y gracias a ellas podemos trabajar aspectos como el soplo, la espera, la atención, la inhibición, el turno…etc.

19. Plástico de burbujas.

Les encanta estrujarlo, retorcerlo y romper las burbujas una a una. Puede llegar a ser muy estimulante. Es conveniente recordar que para evitar asfixias, si se trata de niños pequeños o con una mayor afectación cognitiva, hay que evitar que lo muerdan.

20. Guantes rellenos.

Súper relajantes y estimulantes. Los favoritos suelen ser los que llevan bolitas de gel de colores. Aunque se admite casi de todo: arena, piedras con canto redondeado, harina, sal, gomina, colorantes… etc.

Vídeo guantes rellenos de bolitas de gel – Pincha aquí

21. Caja de descubrimiento sensorial a ciegas.

La mía tiene dos agujeros laterales para los brazos del adulto y un agujero central grande para los del niño. La actividad consiste en usar materiales de diferentes texturas y darles una funcionalidad una vez fuera. Ejemplo: puzle 3D.

22. Botellas sensoriales temáticas.

Van un paso más allá que las botellas de la calma. Estas nos sirven para provocar una reacción de asombro en los niños. Esta reacción es otra forma más de estimulación, y la manipulación de estos materiales les sirve para su propia regulación.

23. Manchas de color en el agua.

Resultan muy relajantes. Sirven como recurso para ayudar a niños y niñas especialmente inquietos a mantener y ampliar los tiempos de espera y atención sostenida. Ayuda también a regular la respiración. Y si realizamos mezclas, todavía mejor.

24. Espuma de afeitar y colorantes.

Otra forma de mezclar colores de manera estimulante. No mancha y resulta muy divertido ver las mezclas que se pueden crear. Además, la textura de la espuma dentro de la bolsa les suele regular.

Vídeo mezcla espuma de afeitar y colorante – Pincha aquí

25. Gomina y colorantes.

Es igual que la bolsa con espuma de afeitar pero con gomina. Al ser transparente se percibe la mezcla de colores de otra forma.

Vídeo mezcla gomina y colorantes – Pincha aquí

26. Bolsas herméticas sensoriales.

Son como las botellas pero en bolsas zip. También se usan para decorar los ventanales de las clases y crear reflejos. En esos casos hay que usar poca agua y mucho colorante. Yo las relleno de bolas de gel, colorante, lentejuelas y purpurina.

27. Varitas de fibras ópticas de colores.

Depende del uso y la necesidad sensorial de cada niño pueden provocar diferentes estadosque van desde la calma a la agitación. Se usan en rincones de estimulación tipo Snoezlen. También se pueden usar para acariciar y hacer cosquillas.

28. Cadenas de luces.

Otro material luminoso genial para ambientes oscuros y aulas de estimulación tipo Snoezlen. A algunos niños les regula hacer estereotipias con contrastes de luces.


Bibliografía recomendada:

  • Bogdashina, O. (2007). Percepción sensorial en el autismo y síndrome de Asperger : experiencias sensoriales diferentes, mundos perceptivos diferentes. Ávila: Asociación Autismo Ávila.
  • Ayres, A. & Robbins, J. (2008). La Integración sensorial en los niños : desafíos sensoriales ocultos. Madrid: TEA.
  • Ayres, A. (2006). La integración sensorial y el niño. México, D.F.Alcalá de Guadaíra (Sevilla: Trillas Eduforma.
  • Gómez, M. (2009). Aulas multisensoriales en educación especial : estimulación e integración sensorial en los espacios snoezelen. Vigo: Ideaspropias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: