TEACCH y TDAH: ¿Es posible?


Hace poco, durante una de mis retransmisiones en directo por Instagram, comentaba que hay cosas del método TEACCH que me gusta aplicarlas en la intervención en alumnado con TDAH y otras dificultades del aprendizaje. Vamos, que no debería ser de aplicación única para TEA.

 


Si quieres iniciarte en el conocimiento del método TEACCH y buscas un manual de consulta de calidad, te recomiendo que eches un vistazo a mi #LectuConsejo 36.


¿Qué podemos generalizar de TEACCH a otros perfiles?

Del método TEACCH me gusta tomar y generalizar a otros perfiles:

  • La estructura del tiempo.
  • La segmentación explícita de las tareas.
  • La gestión de la anticipación.
  • El uso de apoyos visuales que refuercen el principio de accesibilidad cognitiva.
  • Las transiciones funcionales y amables.
  • Fomento de autonomía.
Cuando lo comento con familias y otros profesionales les sorprende que aplique algunas cosas con este perfil. Por lo general, o bien lo asocian únicamente al autismo, o creen que un requisito para su aplicación es tener una necesidad de gran demanda. Y lo cierto es que no hay dos rincones TEACCH iguales, y que además veo el TEACCH como una de las filosofías de trabajo más abiertas, flexibles, funcionales y respetuosas. Esto es, puedes tomar algunos de sus principios y técnicas, y extrapolarlas adaptando el contexto físico.

En palabras de ir por casa: “puedes hacer un TEACCH muy discreto sin variar el material de trabajo o el nivel de competencia curricular.”

 


¿Cuál es la clave entre la filosofía TEACCH y las necesidades clásicas del alumnado con TDAH?

Anticipa, estructura las tareas por fases (pendiente, iniciado y terminado), segmenta el orden de las tareas y subtareas de manera que enganches al niño/a con refuerzos adecuados, ayúdale a autorregularse y autogestionar su aprendizaje y, en definitiva, dale seguridad. No es necesario que “lo encajones” con una mesa y dos muebles a cada lado. Igual sólo necesitas un cajón en el suelo junto a su mesa para dejar caer el trabajo terminado. O colocarle junto a un estante de ordenación que le facilite manejar sus materiales de estudio. Crea apoyos visuales que le ayuden a seguir autoinstrucciones, prepara un material que sea capaz de manejar solo y que fomente su autonomía y refuerce una imagen positiva de la percepción de si mismo.

Para resumir…

Lleva a cabo ajustes metodológicos discretos y emplea algunos materiales o estructuras nuevas de trabajo que cubran las necesidades propias y típicas del alumnado con TDAH: estructura y orden, refuerzos, accesibilidad cognitiva, predictibilidad, autorregulación… 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: